Bienvenido al Sitio Web de Vertientes, Camagüey, Cuba. Domingo, 19 Marzo, 2017
Fundación de Santa María de Vertientes

La génesis de lo que es hoy Vertientes, hay que enmarcarla dentro de una parte del gran territorio que se extiende en estos tiempos al suroeste de la provincia de Camagüey.

Siglos atrás al suroeste de la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, se extendía una llanura cubierta de bosques y pastos naturales que llegaban hasta la costa sur, en dicha costa se asentaban comunidades aborígenes en el estadío preagroalfarero que vivían de un ciclo alimenticio basado en la recolección marina y terrestre, la pesca y la caza de pequeños mamíferos, constituyendo estos grupos humanos el antecedente de la población de este territorio y de hecho el germen primario de nuestra nacionalidad.

Queda algo claro y es que en esta primera mitad del siglo XVI Vasco Porcallo contribuye al auge de la vida económica y social de la región, con un marcado interés personal.

Es de dudar la existencia de un comercio de cabotaje como se trata de hacer ver, pues un tipo de comercio de esta índole entre tantos puertos del sur presupone un incremento productivo alto, que genere una gran cantidad de productos de la tierra, que eran en esa fecha utilizados para el mantenimiento de los pobladores exclusivamente.

Y además una vez eclipsado el puerto de Santiago de Cuba en la segunda mitad del siglo XVI por el de La Habana, se pierde el ritmo de entrada de abastecimientos en el Oriente del país y al sistema de flotas que se establecen por real Cédula del 16 de junio de 1561, beneficia fundamentalmente a la región occidental de la isla quedando por tanto el Oriente segregado de un comercio regular que pudiera abastecer sus puertos principales, entrando a jugar su papel el comercio de contrabando que marcaría a un punto de despegue para ciertas regiones del país y del que Puerto Príncipe no quedó exento.

Hasta ahora se ha confundido el embarcadero de Santa María con el de Vertientes y viceversa, queda definido la existencia en esta parte de la costa sur de dos embarcaderos diferentes y que cada uno tuvo su papel en la vida económica de la región y de la villa de Puerto Príncipe.

El historiador Jacobo de la Pezuela define estos dos accidentes geográficos e incluso da su ubicación, permitiendo en la actualidad identificarlos perfectamente.

Pezuela define la bahía de Santa María como una:

"... Laguna amplia que profundiza en la ciénaga de la costa sur (...) Desaguan en esta bahía el río del Durán y el estero del Caney, cuyas embocaduras y hasta cierto espacio interior son navegables por lanchas y barcos menores (...) Está situada a 4 leguas al sur del estero de la boca de Vertientes".

Y al embarcadero de Vertientes como un:

"... estero amplio que profundiza largamente en la ciénaga de la costa sur que es muy cenagosa (...) presentando en la boca 7 pies en pleamar. Como a dos leguas en el interior se halla el antiguo embarcadero de Vertientes..."

Para tener una idea de lo que sería Vertientes en esa época, debemos pensar en una región despoblada con algunos lugares de importancia, como el estero de Santa María, donde se fue incrementando la cría de ganado vacuno en sus hatos y corrales, que luego serían utilizados en el comercio de contrabando, en forma de carne saladas, cueros y sebo, a través del embarcadero, a cambio de productos necesarios e instrumentos escasos.

En la etapa colonial el territorio perteneció, primero a los partidos de Porcallo y San Pedro, después, en 1876, al término municipal del Puerto del Príncipe, como parte del barrio Yeguas.

Pero no fue hasta 1918 con la construcción del Central Vertientes que surge como poblado.

El crecimiento poblacional de Vertientes fue bastante lento. El mismo fue estimulado por las obras de construcciones del central y la llagada de trabajadores de otras regiones del país, fundamentalmente de Las Villas; luego de 1921, en que inicia las labores el Central debió de incrementarse con gran cantidad de inmigrantes antillanos, en su mayoría haitianos y jamaicanos.

Calles de las PalmasEn el año 1937 su extructura comercial más importante fue víctima de un incendio de grandes proporciones que redujo a cenizas una manzana donde sus construcciones en su mayoría eran de maderas. Reconstruyéndose posteriormente, ya que en cuya área radicaban los principales establecimientos comerciales de la localidad y las residencias de sus propietarios.

El 3 de abril de 1923 fue inaugurada la vía férrea Vertientes–Camagüey y el 20 de junio de 1954 se concluyó la carretera Camagüey- Vertientes. A partir de ese momento el desarrollo pareció congelarse en el tiempo, y no fue hasta el Triunfo de la Revolución que se inició un despegue económico, que puso en función las potencialidades con que cuenta el municipio y que tiene su mayor exponente en la construcción del primer central azucarero construido por la Revolución en Camagüey, el Batalla de las Guásimas.